Saltar al contenido

Cómo Ahorrar en la Calefacción de Gas o Electricidad

Reduce tu factura de gas o electricidad con Domótica

Uno de los criterios que me parece más interesante en la domótica es la de poder realizar ahorros energéticos y, por lo tanto, reducir el coste de su factura de gas o electricidad.

Los gastos de energía innecesarios afectan tanto a los propietarios de una casa como a entornos profesionales, ya sea en escuelas, ayuntamientos u otros edificios.

Hoy vamos a ver cómo reducir su gasto energético y lo vamos a comprobar con facturas de un usuario que muestran un ahorro de más de 600€.

Cómo Ahorrar en la Calefacción de Gas o Electricidad (CASO REAL)

¿Y cómo podemos realizar este ahorro energético en su factura de gas?

Cuando estamos en temporada de bajas temperaturas, usamos nuestra calefacción para tener confort en nuestra casa.

Pero por defecto, no tenemos una gestión optimizada de esta calefacción, dado que no estamos pendientes en todo momento de reducir la temperatura cuando, por ejemplo, nos vamos a la cama, nos vamos al trabajo o simplemente no estamos presentes en nuestra casa durante un tiempo definido.

Por ejemplo, podemos irnos de nuestra casa durante todo el día y dejar la calefacción a 20°C cuando podría estar a 17°C en ese momento.

Al no tener automatizaciones, es decir, que nuestra casa ajuste automáticamente esta calefacción, solemos tener más gastos energéticos.

Por esta razón, la domótica debería ser vuestro aliado, dado que podrá optimizar el uso de esta calefacción reduciendo la temperatura cuando es necesario sin perjudicar vuestro confort.

En otros contenidos de este canal, hemos visto cómo un usuario ha implementado domótica en su casa para gestionar su portón eléctrico, la filtración de la piscina, luces del jardín y también para gestionar su calefacción.

Para gestionar esta calefacción, durante el periodo del 2022, el usuario había reemplazado 7 cabezales termostáticos tradicionales que tenía en su casa por 7 cabezales termostáticos inteligentes Zigbee de la marca MOES, y estos cabezales termostáticos están vinculados al hub domótico Jeedom Atlas.

Gracias a este hub domótico y a estos cabezales termostáticos, como he mostrado en un contenido específico, hemos podido configurar modos con temperaturas diferentes. El modo confort ajusta los cabezales termostáticos a 20°C, el modo económico ajusta los cabezales termostáticos a 17°C y el modo protección contra las heladas ajusta los cabezales termostáticos a 8°C.

Desde su teléfono en cualquier parte del mundo, el usuario puede elegir un modo que ajuste automáticamente la temperatura en su casa, que, por cierto, tiene una superficie de 160m² y ventanas de doble cristal.

Pero lo más interesante es que, gracias a una agenda, hemos configurado ajustes automáticos de estos modos, como por ejemplo, cuando los usuarios se levantan, la calefacción está en modo confort, cuando se van al trabajo, la calefacción se pone en modo económico y vuelve en modo confort antes de que regresen del trabajo, y se pone otra vez en modo económico durante la noche mientras los usuarios están durmiendo.

Seguramente el usuario puede realizar aún más ahorros energéticos agregando otros cabezales termostáticos inteligentes en su casa y gestionando diferentes temperaturas en diferentes zonas de su casa, como temperaturas más bajas en habitaciones donde nadie está presente.

Aun así, simplemente creando un calendario de gestión automática de la calefacción ha podido realizar un ahorro de 606.23 euros, dado que si comparamos su factura de gas de la temporada 2021-2022, ha tenido un gasto de 2282.27 euros y en la temporada 2022-2023, gracias a la implementación de los cabezales termostáticos inteligentes y el hub domótico Jeedom Atlas, ha tenido un gasto de 1676.04 euros, por lo que ahorra más de 600 euros este año respecto al año anterior.

Por supuesto, como podéis ver, el usuario había pagado incluso menos en su factura de gas en años anteriores sin tener domótica, pero porque el precio del gas era mucho más barato.

Lo que es importante tener en cuenta es su consumo real en kWh, como podéis ver, este consumo que estaba cada año por encima de 20 kWh, ahora, con los dispositivos inteligentes que ha implementado, está a menos de 15 kWh, por lo que, pase lo que pase, sea el precio que sea del gas, el usuario siempre realizará ahorros si comparamos con su consumo antes de tener domótica. Lo pruebo con el gasto de este año, aunque el precio del gas ha subido respecto al año anterior, aun así, el usuario ha ahorrado más de 600 euros respecto al año anterior.

Sin contar ofertas promocionales, podemos ver que Jeedom Atlas tiene un coste de 249 euros y cada cabezal termostático Moes tiene un coste de 36.99 euros, y ha implementado 7 unidades, por lo que representa un coste total de 507.93 euros, es decir, que nada más el primer año, el usuario ya pudo rentabilizar su instalación, sabiendo que además, el hub domótico Jeedom permite gestionar más aspectos en su casa como la filtración automática de su piscina, que es otro tipo de ahorro que ha podido realizar.

Y para optimizar todavía más sus gastos energéticos, todavía puede reemplazar algunos cabezales termostáticos tradicionales por nuevos, y ya ha implementado un nuevo cabezal termostático inteligente Zigbee, esta vez, de la marca Sonoff.

Porque, como sabéis, Jeedom es un hub universal, es decir, que podéis mezclar diferentes marcas del mercado, por lo que tenéis la posibilidad de instalar cabezales termostáticos de Moes, Aqara, Sonoff y mucho más, siempre y cuando hayáis visto previamente que los dispositivos estén compatibles con este hub.

Por supuesto, también podéis usar el nuevo hub domótico llamado Jeedom Luna, que es algo menos potente que Jeedom Atlas pero más que suficiente para instalaciones sencillas de una casa inteligente gestionando la calefacción y otros aspectos adicionales y que tiene un coste de 199 euros, es decir, 50 euros menos que Jeedom Atlas.

Por cierto, cada semana os comparto mis experiencias relacionadas con la casa inteligente y muchos de vosotros no estáis suscritos a este canal. No puede ser. ¡Debéis suscribiros ahora mismo!

También hemos visto una instalación domótica de otro usuario que ha implementado un hub domótico Jeedom Atlas y dispositivos para gestionar su riego en el jardín, un botón inteligente para gestionar el robot de su piscina… y también tiene cabezales termostáticos inteligentes, en este caso 5 cabezales con la tecnología Zigbee de la marca Moes y 1 cabezal con la tecnología Z-Wave de la marca Danfoss en su casa de 110m² con ventanas de doble vidrio.

Este usuario también usa modos y un calendario para una gestión automática de la calefacción con Jeedom y ha visto su consumo reducirse un 34%, de 8827 kWh durante la temporada 2021-2022 a 5762 kWh durante la temporada 2022-2023.

Si comparamos, por ejemplo, en noviembre del 2021 su consumo fue de 886.14 kWh, mientras que en noviembre del 2022 fue de 285.22 kWh.

En diciembre del 2021, 1627.08 kWh y en 2022 fueron 882.43 kWh. En enero del 2022, 1816.65 kWh y en 2023 fueron 1053.55 kWh.

Y en febrero del 2022, 1491.75 kWh y en 2023 fueron 995.02 kWh.

En este caso, aunque el precio del gas ha subido respecto al año anterior, aun así, el usuario tenía un gasto en gas de 671.55 euros el año pasado y este año es de 502.84 euros.

En definitiva, gracias a la domótica, el usuario ha reducido su consumo y, por lo tanto, ha realizado ahorros en su factura de gas.

¿Es posible realizar ahorros energéticos con una calefacción eléctrica?

¡Por supuesto, la respuesta es SÍ!

He podido acompañar diferentes proyectos profesionales, pero por supuesto, también se puede aplicar en una casa, donde hemos implementado hubs domóticos de Jeedom, módulos inteligentes Zigbee de la marca NodOn, sensores de puertas y ventanas y sensores de temperatura de la marca Frient.

En este caso, como he mostrado en otro contenido, usamos el plugin llamado «Termostato» donde podemos gestionar la calefacción con diferentes modos como un modo confort a 20°C, un modo económico a 17°C y un modo protección contra las heladas a 8°C. Con este plugin, también tenemos una configuración que permite cortar la calefacción si abrimos una ventana o puerta y se vuelve a activar cuando cerramos todas las puertas y ventanas.

Y además de este plugin «Termostato», usamos el plugin «Agenda» donde configuramos diferentes horarios con diferentes modos, como por ejemplo, un modo económico cuando ningún usuario está presente y un modo confort cuando están presentes.

Gracias a esta gestión de la calefacción eléctrica con la domótica, ya se han mostrado ahorros energéticos de más del 30%, y por lo tanto, se han reducido facturas de miles de euros, por lo que la inversión ya ha sido rentabilizada.

Como habéis visto, uno de los aspectos más interesantes de la domótica es poder realizar ahorros energéticos, y por supuesto, es variable según vuestra casa, vuestro país, vuestro contrato energético, los precios de la energía que pueden variar y también puede depender de las condiciones meteorológicas, pero aquí tenéis una tendencia de cómo la domótica puede ayudar a realizar un ahorro de más de 600€/año sin perjudicar el confort.