Saltar al contenido

7 MITOS sobre DOMÓTICA y la CASA INTELIGENTE (la VERDAD)

Descubre cuales son los mitos sobre DOMÓTICA y la CASA INTELIGENTE.

Muchas veces nos encontramos con mitos sobre domótica y la casa inteligente con una desinformación de diferentes fuentes.

Pero hoy, vamos a resolver todos estos mitos y tener mejor claridad sobre la domótica y sus beneficios reales.

Hace algunos años que estoy trabajando a diario en el mercado de la domótica y a menudo, veo o leo algunos comentarios que tienden a dar miedo a la hora de querer tener una casa inteligente.

Pero compartir mi punto de vista al respecto, respondiendo a 7 grandes mitos sobre domótica.

7 MITOS sobre DOMÓTICA y la CASA INTELIGENTE (MIRA EL VÍDEO)

El mito n°1 es que la domótica es cara

Como hemos visto en otro contenido, podemos tener una casa inteligente por menos de 200 euros o dólares, adoptando dispositivos muy interesantes como un asistente de voz de Amazon, un mando universal Broadlink y algunos dispositivos inteligentes de marcas populares como Sonoff, Xiaomi o Ikea, para poder controlar nuestras luces, persianas, calefacción, climatización, sistema multimedia y mucho mas, con la voz, desde nuestro Smartphone en casa o a distancia, en cualquier parte del mundo.

Incluso por menos de 100 euros o dólares, podemos disfrutar de algunas de estas funciones por lo que realmente, tener domótica puede ser accesible y no podemos decir que es caro.

El mito n°2 es que la domótica no es útil

Para gustos hay colores.

Es evidente que cada producto tiene su publico y no todos tenemos interés en tener las mismas instalaciones.

Lo que a nosotros nos parece un gadget, para otros, es una verdadera utilidad por lo que nuestros gustos personales no serán representativos de todos los usuarios.

Y les voy a dar ejemplos claros.

Tengo entrevistado a personas con movilidad reducida que utilizan a diario domótica en sus hogares. Y por supuesto, la domótica les ha cambiado la vida porque pueden ser independientes para encender o apagar las luces, abrir o cerrar las persianas, ajustar la temperatura del hogar, abrir la puerta a un invitado y mucho mas con la voz o con un Smartphone. 

Si tenéis cualquier negocio como apartamentos turísticos, podéis darle un acceso a distancia a cualquier cliente con una cerradura inteligente y ajustar la temperatura de confort poco antes de la llegada del cliente. El tiempo es oro en los negocios por lo que también la domótica tendrá una gran utilidad.

Y en general sea quien sea el usuario, estar avisados en tiempo real en nuestro Smartphone de que hay una fuga de agua, que se detecta humo o que hay un intruso en nuestro hogar nos permite tomar medidas en consecuencia y esto seria posible con la domótica.

Por lo que la domótica es muy interesante en infinidades de contextos. 

El mito n°3 es que la domótica es peligrosa para la salud

Lo primero que quiero mencionar al respecto, es que no toda la domótica tiene que ser inalámbrica. Existen dispositivos cableados como servidores IPX800 y sus extensiones que permiten controlar diferentes elementos de un hogar de forma cableada, sin tener que emitir ondas.

Y si os gusta tener dispositivos inalámbricos como, por ejemplo, dispositivos que comunican por radiofrecuencia con la tecnología Z-Wave, tenéis que saber nuestros cuerpos a nivel de exposición, representa 4000 veces menos que un Smartphone y esto, por 3 razones.

La primera razón es que una tecnología inalámbrica como el Z-Wave tiene una potencia de transmisión muy inferior a la de un Smartphone.

La segunda razón es que dispositivos Z-Wave como por ejemplo los sensores, van a comunicar de forma puntual, es decir, en un instante cada media hora, cada hora, cada 6 horas o según un evento como por ejemplo un movimiento detectado o un cambio importante de la temperatura del hogar… cuando un Smartphone comunica de forma constante.

La tercera razón es que los dispositivos Z-Wave, salvo excepción, no están pegados a nosotros. Tenemos estos dispositivos instalados en las paredes del hogar por lo que estamos muchos menos expuestos que un Smartphone que esta generalmente pegado a nuestro cuerpo.

Por estas 3 razones, la pregunta que nos podemos hacer es: ¿Si dispositivos domóticos inalámbricos pueden tener un nivel de exposición que representa 4000 veces menos que un Smartphone, podemos tenerlo miedo a la domótica si tenemos un Smartphone?

El mito n°4 es que la domótica es difícil de instalar

Si es cierto que existen dispositivos que necesitan la ayuda de un instalador domótico, también existen dispositivos que todos podemos instalar en pocos minutos siguiendo algunos tutoriales.

Por ejemplo, podemos adoptar un asistente de voz y una bombilla inteligente que podemos configurar y controlar con la voz sin ayuda de un profesional.

Lo mismo sucede con sensores de movimiento, sensores de temperatura y humedad, sensores de puerta, enchufes inteligentes y dispositivos similares.

Aunque cuando queréis tener una instalación completa, fiable y evolutiva, quizás será necesario contactar un profesional.

Pero tener domótica básica en su hogar no es difícil. 

El mito n°5 es que la domótica no es fiable

La fiabilidad depende de varios criterios.

Por ejemplo, si tenéis domótica inalámbrica, la fiabilidad de las comunicaciones depende del entorno y de donde habéis instalado vuestros dispositivos. Si vuestro controlador domótico esta a 50 metros de vuestro dispositivo y que, además, este controlador esta instalado dentro de una caja metálica, es poco probable que vuestras comunicaciones sean fiables.

Esta distancia de comunicación también depende de la red de malla que habéis configurado. Dispositivos situados en zonas estratégicas pueden repetir la señal y fiabilizar las comunicaciones.

También podéis tener dispositivos cableados para tener la mejor fiabilidad de comunicación y no depender de la sensibilidad de las comunicaciones por radiofrecuencia.

Otro criterio que es determinante es si habéis elegido o no, un controlador domótico que depende de la nube. Un controlador que necesita internet para que todo funcione en vuestro hogar es menos fiable que un controlador totalmente independiente de internet.

Y si queréis tener un acceso a vuestro hogar a distancia, además de una conexión a internet cableada en vuestro hogar, podéis tener una llave 4G para una conexión de emergencia en caso de fallo de la conexión internet cableada.

También podéis tener un ondulador, para que, si hay cualquier corte de electricidad, vuestro sistema domótico puede seguir funcionando.

Y por ultimo, la fiabilidad es una noción subjetiva. Si para algunos, tener un fallo de una comunicación cada 2 años es algo poco fiable, para otros, es algo fiable.

Por lo que, en mi opinión, tener domótica puede ser muy fiable si tenemos una buena instalación.

El mito n°6 es que se necesita internet para tener domótica

Si es cierto que dispositivos como asistentes de voz necesitan internet para funcionar, no es necesario tener internet para controlar vuestras luces, persianas, calefacción, climatización, multimedia y mucho mas.

Podéis tener este control en local utilizando tecnologías como el Zigbee o el Z-Wave y una interfaz como Jeedom para configurar vuestra instalación y crear escenarios, sin ninguna conexión a internet.

Por lo que, si se corta vuestra conexión a internet o simplemente no queréis tener internet en casa, podéis tener una instalación domótica con un sistema independiente de internet como Jeedom, para controlar todos vuestros dispositivos inteligentes.

El mito n°7 es con la domótica, nuestra vida privada esta expuesta

Aunque es cierto que existen dispositivos que dependen de servidores en internet como los asistentes de voz o algunos controladores domóticos y puede haber fallos de seguridad que perjudican nuestras vidas privadas… existen sistemas totalmente independientes de la nube.

Es el caso de Jeedom, que como he mencionado, no depende de internet, por lo que vuestros datos, se quedan dentro del hogar.

Por lo que, desde el mundo exterior con internet, personas con malas intenciones no pueden conectarse a vuestro hogar y saber si hay movimientos, si hay ventanas abiertas o cualquier otra información que os parece sensible con un sistema independiente de internet.

Por lo que, eligiendo bien vuestros dispositivos, no tenéis vuestra privada expuesta.