Saltar al contenido

La importancia de medir la temperatura del agua de tu piscina

La importancia de medir la temperatura del agua de tu piscina

Que tengas una casa turística, un camping o un hotel, es importante medir la temperatura del agua de tu piscina para tomar medidas en consecuencia, sea cual sea la estación del año.

Medir la temperatura del agua de tu piscina te evitará daños mayores

El viento, el sol, la temperatura externa… existen diferentes eventos que modifican la temperatura del agua permanentemente y por lo tanto, la calidad de esta. Si quieres evitar problemas, tanto a nivel material como humano, debes tener un control permanente del agua de tu piscina.

En tiempo estival :

Cuando las temperaturas del agua empiezan a alcanzar los 15°C, seguramente tienes un proceso de tratamiento dado que como ya sabrás, si aumenta la temperatura del agua, aumenta el riesgo de aparición de microorganismos y algas.

Gracias a un sensor de temperatura (adaptado para estar en el agua) cableado a un módulo inteligente que se encargará de transmitir la temperatura medida en tiempo real a tu controlador domótico Jeedom para que puedas tener el control de esta información desde tu Smartphone, estés donde estés. Podrás decidir en todo momento, a distancia, refrescar esta agua gracias por ejemplo, a un módulo inteligente que estará conectado a la bomba de calor reversible y que controlarás desde tu Smartphone. También es posible automatizar esta tarea creando un escenario como :

Si el agua de la piscina sube a mas de 29°C, entonces se activa la bomba de calor reversible para enfriar esta agua hasta que alcance la temperatura deseada.

En tiempo invernal :

Cuando llegan las bajas temperaturas, también debes medir la temperatura del agua de tu piscina, primero, porque debes invernar tu piscina entre 12 y 15°C, no por encima de estas temperaturas para que las algas y las bacterias no proliferen. Lo segundo es que debes de evitar que esta agua se quede fija para no congelarse y evitar daños mayores.

Para que no se congele esta agua, el sensor que usas en tu piscina te avisará cuando la temperatura se acerca a los 0°C para que puedas activar a distancia, desde tu Smartphone, gracias a un módulo inteligente, la filtración para mover esta agua. Evidentemente, también puedes automatizar esta tarea para no tener que estar pendiente de esta temperatura.

Conocer la temperatura del agua te permite mantener un confort par tus clientes

Una temperatura muy baja o muy alta tiene también sus consecuencias sobre tus clientes. Para que estos tengan un confort al bañarse, la temperatura de tu piscina se debe situar entre 25 a 28°C.

Y sabiendo que una piscina representa una inversión importante en tu negocio, podrías calentar o enfriar el agua según el contexto, para mantener una temperatura de confort sea cual sea la estación, gracias a la bomba de calor reversible conectado al módulo inteligente para que tus clientes puedan disfrutarla todo el año.

Porque la experiencia de tu cliente siempre debe predominar, hay que mantener tu piscina en perfectas condiciones para que este pueda disfrutarlo sin tener ningún problema.