Saltar al contenido

Controla tu Casa Inteligente desde tu teléfono con Jeedom

Vivimos en una época en la que nuestro teléfono es una extensión de nuestra mano.

Dado que nos acompaña en todas partes, una de las funciones que podemos aprovechar es tener un control de nuestra casa inteligente, estemos donde estemos en el planeta.

Controla tu CASA INTELIGENTE desde tu TELÉFONO con JEEDOM

¿Qué necesitamos para controlar nuestra casa inteligente desde nuestro teléfono?

Lo primero es una conexión a internet. Será el método de comunicación con vuestra casa, estéis donde estéis en el planeta.

Lo segundo que debéis tener es un hub domótico, que será el intermedio entre vuestra casa y vuestro teléfono, dado que tendréis una interfaz permitiendo tener el control de diferentes elementos de vuestra casa, desde este teléfono.

Luego, además del hub domótico, por supuesto, debéis tener dispositivos inteligentes como bombillas inteligentes, enchufes inteligentes, módulos inteligentes, sensores y mucho mas, todos estos dispositivos deben estar vinculados con vuestro hub domótico para tener un control a distancia de vuestra casa.

Y por ultimo, debéis tener un teléfono para tener el control de vuestra casa.

En mi ejemplo, utilizo el hub domótico Jeedom y dispositivos inteligentes Zigbee compatibles.

Como ya habéis visto en otros contenidos de este canal, Jeedom es un software domótico que podéis instalar vosotros mismos, estéis donde estéis en el planeta, como en España, México, Argentina, Venezuela, Colombia o cualquier otro país instalándolo por ejemplo en un Raspberry PI.

Last updated on +00:00martes 21/05/2024 19 h 42 min

También podéis comprar el hub domótico Jeedom Atlas que es un hub fabricado por la empresa de Jeedom y que ya integra este software y otros servicios adicionales.

Y los dispositivos inteligentes Zigbee son para mi, el mejor compromiso actualmente para tener domótica inalámbrica a un precio muy atractivo dado que podréis encontrar sensores, módulos, enchufes y mucho mas entre 10 a 20 euros o dólares americanos en media.

Por supuesto, existen infinidades de posibilidades en el mercado pero esto ha sido mi elección y os voy a enseñar qué elementos puedo gestionar con mi configuración.

¿Cómo accedemos a nuestra casa inteligente desde nuestro teléfono?

Gracias a mi instalación, tengo 2 opciones para conectarme a mi casa y controlar diferentes aspectos.

Lo primero será de forma local, es decir, tenemos nuestro teléfono conectado en la misma red WIFI que nuestro hub domótico.

En este caso, si nos vamos al navegador web de nuestro teléfono, indicamos la dirección IP de nuestro hub domótico y ponemos nuestro nombre de usuario y contraseña, accedemos a su interfaz pudiendo gestionar nuestros dispositivos.

La segunda forma de controlar nuestra casa desde nuestro teléfono es por supuesto estando fuera de nuestra casa, estemos donde estemos en el planeta.

Para esto, accedemos al navegador web de nuestro teléfono e indicamos nuestro enlace personalizado de nuestra casa inteligente.

Este enlace, si utilizáis como yo, el hub domótico Jeedom, es un acceso seguro por DNS y que ha sido previamente creado y personalizado, que por cierto, si queréis empezar desde cero con Jeedom, tengo una playlist con tutoriales paso a paso.

Desde esta dirección web que tenemos, debemos indicar nuestro nombre de usuario y contraseña.

Y ahora tenemos un control de nuestra casa inteligente con una interfaz en nuestro teléfono.

¿Qué podemos controlar en nuestra casa desde nuestro teléfono?

Desde nuestro navegador web, accediendo a nuestra interfaz de nuestra casa inteligente, si le damos a dispositivos, tenemos una lista de las diferentes zonas de nuestra casa que hemos creado previamente.

Vamos a darle a «Todos» para poder ver los dispositivos de toda nuestra casa.

En mi caso, salvo la cámara que es una cámara conectada por cable Ethernet, todos los dispositivos físicos que vais a ver en mi interfaz comunican de forma inalámbrica con la tecnología Zigbee.

Si nos fijamos en los dispositivos que tengo en mi instalación, lo primero que vemos es un dispositivo virtual llamado Modo, pudiendo elegir entre los modos Presente y Ausente.

Los dispositivos virtuales son dispositivos que no existen físicamente pero que podréis crear en vuestra interfaz para ayudaros en la configuración de vuestra casa inteligente.

En mi caso, mi dispositivo virtual me permite decir a mi casa si estoy presente u ausente.

Es decir, si me voy de casa, le puedo dar a la opción «Ausente» y en este caso, mi casa puede cerrar todas las persianas, poner la calefacción o climatización en modo económico y alertarme si se detecta movimientos o si alguien abre una puerta o ventana.

Y si pongo el modo «Presente», se pueden abrir las persianas, ajustar la calefacción o climatización en modo confort según si hay presencia humana en ciertas zonas de mi casa y se desactiva el sistema de alerta.

Luego, el siguiente dispositivo que podemos ver es una cámara que nos comparte su imagen captada en tiempo real.

Es decir que estemos donde estemos en el planeta, desde nuestro teléfono, vamos a ver una zona especifica de nuestra casa dónde está instalada nuestra cámara como en nuestro jardín.

Al lado de nuestra cámara, tengo una configuración con mi cuenta de Telegram, que me permite comunicar con mi casa o ser avisado de algún evento desde la aplicación de Telegram.

Podemos activar o desactivar enchufes de nuestra regleta inteligente como por ejemplo, desactivar una televisión y otros dispositivos multimedia cuando no las usamos para ahorrar energía.

Podemos ver diferentes informaciones medidas como la temperatura, el porcentaje de humedad y el nivel de calidad de aire, es decir que sabemos en tiempo real cual es la temperatura de una zona de nuestra casa, el porcentaje de humedad y el nivel de calidad de aire.

Y si le damos a una de esta informaciones y a la opción «Historial», tendremos una gráfica que nos muestra todo el historial de las medidas transmitidas por cada sensor.

Por ejemplo, si nos fijamos en el nivel de calidad de aire, vemos que durante el día, el nivel de CO2 medido es alto dado la presencia humana que hace aumentar este nivel y por lo tanto, sería recomendable abrir la ventana o también aumentar automáticamente la velocidad de la ventilación, para reducir el nivel de CO2.

Nuestro sensor de movimiento nos permite ver si hay presencia detectada o no en una zona de nuestra casa y también permite medir la luminosidad, una información que puede resultar practico para algunas rutinas como un encendido automático de las luces si no hay luminosidad suficiente, cuando se detecta un movimiento en una zona de nuestra casa.

Ahora, vemos un dispositivo que mide el consumo energético de hasta 3 zonas de nuestra casa. Podemos tener un seguimiento en tiempo real de cuanto consumimos y, por lo tanto, estas informaciones pueden ser practicas para tomar algunas medidas para reducir gastos energéticos.

Luego, podemos ver nuestra cerradura inteligente que nos permite abrir o cerrar la puerta de nuestra casa, estemos donde estemos en el mundo, por lo que podría ser interesante en algunos contextos como por ejemplo si tenéis un apartamento turístico y queréis abrir la puerta a una persona a distancia.

Seguimos viendo otros dispositivos como un timbre inteligente que permite estar notificado por ejemplo, por Telegram, cuando alguien suena en nuestra casa y poder decidir o no, según la persona que vemos en nuestra cámara, si le abrimos la puerta gracias a nuestra cerradura inteligente.

También tengo una bombilla inteligente, que me permite encender, apagar y ajustar la luz de una zona de mi casa. Por supuesto, podría ser interesante activar esta luz cuando estamos fuera de nuestra casa para, por ejemplo, simular una presencia. Aunque cabe destacar que podéis crear múltiples rutinas como una activación y desactivación automática de las luces cuando se detecta un movimiento en vuestra casa durante la noche.

En mi instalación, otro dispositivo interesante que podemos ver es un termostato inteligente con el que vamos a poder ajustar la temperatura que queremos en una zona de nuestra casa.

Luego podemos ver que tengo un sensor de luminosidad que permite conocer la luminosidad de una zona de nuestra casa y crear algunas rutinas como he mencionado previamente.

El sensor de puerta nos permite saber si tengo la puerta abierta o cerrada. Este tipo de sensor también podría ser usado para unas ventanas y así, estar alertado en el teléfono y tener una activación de una alarma si estamos fuera de nuestra casa y se abre una ventana o puerta o también tener rutinas como de reducir o cortar la calefacción o climatización cuando una ventana queda abierta durante un cierto tiempo.

El botón inteligente que tengo en mi interfaz permite activar o desactivar dispositivos cómo, por ejemplo, unas luces de una o varias zonas de mi casa.

Lo mismo sucede con mi interruptor inteligente, que tiene 4 botones pudiendo elegir que quiero controlar con cada uno de estos botones.

El enchufe inteligente que podemos ver, permite simplemente gestionar un dispositivo eléctrico a distancia y conocer su consumo en tiempo real y cumulado con el paso del tiempo.

También puedo saber a distancia su estado actual, es decir, si está encendido o apagado.

Y como podéis ver, tengo varios sensores de temperatura y humedad, sensores de puertas o ventanas, y enchufes inteligentes, siendo dispositivos muy interesantes en tener en una casa.

Otro dispositivo interesante que podemos ver en mi interfaz es una persiana inteligente, pudiendo controlarla desde mi teléfono y pudiendo crear escenas de aperturas y cierres según algunos criterios como un horario o las condiciones meteorológicas.

Como últimos elementos que os puedo mostrar en mi interfaz, tengo un teclado inteligente que, siendo instalado delante de la puerta de una casa, permite definir que un usuario pueda tener acceso a vuestra casa si tenéis una cerradura inteligente además de este teclado, por tarjeta RFID o con un código. Y cabe destacar que también podréis tener una alerta en vuestro teléfono si alguien intenta entrar sin permiso, introduciendo un mal código o una tarjeta RFID que no habéis integrado a vuestros criterios de apertura de puerta.

También podemos ver un sensor de temperatura, que, de esta vez, no mide la temperatura del aire sino la temperatura del agua, como la temperatura de nuestra piscina y por supuesto, podríamos programar algunas rutinas gracias a esta información.

Y tenemos un controlador de riego que básicamente nos permite activar o desactivar el riego automático y programar rutinas para tener un riego automático según algunos criterios como un periodo del día y según las condiciones meteorológicas.

Cabe destacar que además de controlar nuestros dispositivos inteligentes desde nuestro teléfono, también podemos controlar nuestros escenarios.

Si nos vamos a escenarios, tenemos nuestra lista de escenarios que hemos previamente configurado desde la interfaz de nuestro hub domótico en nuestro ordenador, y tenemos la posibilidad de activarlos en todo momento.

Por ejemplo, si estáis saliendo de casa y activáis un escenario desde vuestro teléfono, las persianas se pueden cerrar, el sistema de alarma se puede activar después de 5 minutos, las luces se apagan, la calefacción o climatización se puede ajustar en modo económico… tenéis múltiples opciones según vuestra imaginación.

Y también es interesante poder ver desde nuestro teléfono, el estado de nuestra instalación y el estado de nuestras baterías para saber si tenemos que realizar algún mantenimiento.

Estos son tan solo algunos ejemplos de todo el potencial de tener un control de su casa inteligente a distancia.

En definitiva, hoy en día, es posible tener fácilmente un control de su casa inteligente desde su teléfono y por supuesto, también existe una aplicación en Android o iOS para poder gestionar su casa inteligente, pero hemos visto que con la dirección IP o dirección WEB de nuestro hub domótico, sin descargar ninguna aplicación, tendremos un acceso directo a su interfaz.